¿Recuerdas la última vez que limpiaste tus brochas de maquillaje? Si no recuerdas, quizá sea el instante de dedicarles unos minutos.

Las brochas son tus herramientas para conseguir una adecuada aplicación de los productos de maquillaje, si no están en condiciones, el resultado no va a ser el aguardado. En otro artículo de Cronista Digital charlamos de primer o bien prebase, el día de hoy de las brochas de maquillaje, y los consejos para sostenerlas.

Pinceles para difuminar la sombra, el colorete o bien el lapicero de labios, utilizamos muchos y de diferentes tamaños, y todos entran en contacto con nuestra piel, (aun ciertos se aproximan a los ojos y labios). Los dermatólogos y maquilladores, aconsejan limpieza usuales, para eludir la acumulación de bacterias.

Brochas maquillaje

Cada en qué momento adecentar tus brochas de maquillaje

Conforme una conocida maquilladora, enjuagar de manera regular las cerdas de las brochas y pinceles, puede extender su vida útil. Los pelos son porosos y retiene aceites, pequeños fragmento de piel fallecida y bacterias, si estos se amontonan en las brochas complican la aplicación del producto.

Brochas que se emplean para maquillaje, polvos o bien colorete

Conforme citan gacetas especialistas, una autoridad en belleza, los dermatólogos aconsejan adecentar las brochas de maquillaje un vez a la semana, para eludir la acumulación de bacterias. Una especialista en belleza y autora de su marca de productos cosméticos, aconseja cuando menos una vez por mes.

Brochas o bien pinceles que se emplea cerca de los ojos

En cambio exactamente la misma especialista, comenta que los pinceles y brocha que se utilizan en esta zona, deberían limpiarse por lo menos un par de veces por mes.

De qué forma adecentar las brochas de maquillaje: punto por punto

Aparejos

  • Pañuelos de papel – 1 por brocha o bien pincel
  • Champú para bebés, o bien jabón neutro
  • Un recipiente
  • Paño limpio o bien una toalla vieja
  • Peine metálico o bien lendrera (como los que se emplean para quitar piojos)

Punto por punto

  • Adecentar con un papel facial diferente las cerdas de cada brocha o bien pincel que pensamos higienizar. Con este primer paso retiramos si tienes pegotes de productos o bien exceso de aceite. No tires todavía el papel.
  • Con una lendrera o bien peine para quitar los piojos (los hallas en cualquier súper y son asequibles). Peinaremos cada brocha o bien pincel. Este paso es esencial puesto que va a arrastrar lo que no hayamos podido eliminar con el pañuelo de papel y desembrolla pequeños nudos.
  • Regresar a pasar la lendrera por cada brocha, debe deslizarse de forma suave, de otra manera es que queda algún nudo o bien pegote en la brocha. Una vez podamos peinar la brocha sin complejidad, emplear nuevamente el pañuelo de papel y pasarlo por cada brocha.
  • Ahora, aplicar una ‘guisante’ de jabón o bien champú para bebés en todos y cada brocha, (las que son de tamaño pequeño un tanto menos). Masajear la brocha a fin de que el producto penetre en las cerdas. Dejar descansar unos minutos.
  • Atestar un recipiente pequeño con agua sutilmente caliente, (te sirve un táper viejo o bien cualquier bote de vidrio)
    Introducir las brochas en el recipiente y frotar con suavidad para adecentar las cerdas.
  • Ahora agrega solo solo un pellizco de jabón, (menos que ya antes) frota nuevamente las cerdas y vuelve a enjuagar.
  • Pone las brochas ya limpias sobre una toalla vieja o bien paño, con suavidad retira el exceso de humedad
  • Cuelga las brochas en el tendedero, o bien en un sitio donde se puedan secar, en situación vertical. Las puedes sostener con pinzas de la ropa, los mangos son estrechos conque se sostienen bien. Asimismo puedes respaldar la brocha en cualquier objeto en horizontal y dejar que se seque, (como hemos retirado el exceso de humedad, no van a estar goteando y van a tardar menos en secar).
  • Cuando estén secas todas y cada una de las brochas, vuelve a pasar el peine metálico o bien lendrera, ¡veras que diferencia! Ya las tienes listas para emplear.

Lo idóneo es tener múltiples pinceles ‘sustituto’ a fin de que mientras que lavas unos puedas utilizar los otros.