En dependencia del parásito, se previene de una o bien otra manera. Lavarse las manos, llevar las uñas cortísimas o bien higienizar adecuadamente los comestibles es la mejor manera de eludir los parásitos intestinales.

Las garrapatas, uno de los parásitos más habituales, habitan en zonas frondosas y con matorrales.Las garrapatas, uno de los parásitos más frecuentes, habitan en zonas frondosas y con matorrales.

Cuando charlamos de los parásitos de los pequeños, la primera cosa que se nos viene a la cabeza son los piojos y las lombrices, algo normal, puesto que conforme cuenta la doctora Victoria de la Rua, pediatra y editora de la página web EnFamilia, de la Asociación De España de Pediatría (AEP), “aunque no se sabe con qué incidencia, los parásitos más habituales entre los pequeños en España son los oxiuros (asimismo conocidos como lombrices) y los piojos”.

Afortunadamente, sus infecciones, si bien molestas, no representan un riesgo serio para la salud, mas sí lo pueden ser otros parásitos menos conocidos, “existen muchos más parásitos a nivel del mundo, como el productor de la sarna, parásitos intestinales como Giardia o bien Amebiasis o bien aun los productores de enfermedades graves como la malaria o bien la enfermedad de Chagas”, nos cuenta. Estos son ciertos de ellos.

Piojos y otros parásitos

Sarna

La sarna es una enfermedad producida por el parásito Sarcoptes scabiei, un ácaro o bien minúscula araña que inficiona el interior de la capa más superficial de la piel y vive y se reproduce en ella. Los síntomas que genera son:

  • Picor, primordialmente nocturno.
  • Erupción cutánea en forma de granos o bien ronchas rojizos, que puede extenderse a múltiples unas partes del cuerpo. En ocasiones pueden verse una suerte de surcos acarinos, elevaciones de la piel, que corresponden a los túneles excavados por el parásito.
  • Lesiones por el rascado, costras y descamación.

Las zonas donde la erupción aparece con más frecuencia son los pliegues (nalgas, axilas, entre los dedos…) y flexuras (muñecas, codos…). En los lactantes es diferente, puede acostumbran a inficionar más la cara, el cuero capilar, las palmas y las plantas.
La sarna es muy infecciosa y no debe ver con la carencia de higiene, con lo que es frecuente que se infecte toda la familia, especialmente si duermen juntos. Se contagia por el contacto piel por piel o bien por medio de los textiles: sábanas, toallas, ropa… El periodo de incubación es de una a 3 semanas.

El tratamiento consiste en aplicar una crema escabicida (que mata al ácaro) por todo el cuerpo, tanto al perjudicado como a todos y cada uno de los miembros de la familia, y algún tratamiento para aliviar los síntomas de picor y también inflamación, que pueden perdurar hasta un mes tras acabar con la infección. Asimismo es recomendable lavar todos y cada uno de los textiles con agua caliente y aspirar la casa.

Giardiasis

Conforme la AEP, es la infección por parásitos intestinales más usual en el planeta (en España son los oxiuros), y es común en las áreas con poca higiene y aguas contaminadas. La provoca un parásito llamado Giardia intestinalis, un organismo pequeñísimo que acostumbra a estar presente en el agua o bien los comestibles que tomamos, si bien asimismo puede contagiarse de persona a persona. Al consumir agua o bien comida contaminadas con las formas jóvenes del parásito -los quistes-, estos llegan al intestino y, tras convertirse en los parásitos adultos, provocan los próximos síntomas:

  • Diarrea y vómitos
  • Flatulencia y distensión abdominal
  • Falta de hambre
  • Esporádicamente fiebre

Si se extienden los síntomas pueden provocar deshidratación, pérdida de peso… que requerirán de atención médica. Acostumbra a remitir por sí misma, mas puede tratarse con antibióticos orales.

Amebiasis

No acostumbra a afectar a más del cinco por ciento de los pequeños, con lo que no es común, y está producida por el parásito Entamoeba, cuyos quistes están presentes en aguas y comestibles contaminados. Llegan al intestino, eclosionan y también invaden la mucosa provocando. En muchas ocasiones no provocan síntomas, mas sí se pueden contagiar. Los síntomas son:

  • Diarrea aguda. En pocos casos, fulminante.
  • Dolor abdominal tipo cólico
  • En ciertos casos se cronifica y puede provocar irregularidad intestinal, dolor, flatulencia y distensión abdominal.
  • En casos rarísimos pude generarse un absceso hepático

Enfermedad de Chagas

Esta enfermedad, que puede ser realmente grave, está producida por el Tripanosoma cruzi, un parásito originario de América Latina, con lo que, si bien ha habido casos, el contagio generalmente se genera en estos países, a lo largo de viajes, etcétera

El parásito se trasmite a las personas mediante la picadura de un pequeño insecto, vinchuca. Cuando, al rascarse, el parásito inficiona la herida, este pasa a la sangre, ganglios, piel, músculo cardiaco y aparato digestible. Cuando la infección se genera, se presenta:

  • Fiebre
  • Dolores musculares
  • Una inflamación en la piel

Acostumbra a remitir a las poquitas semanas o bien meses, mas, si no se trata, puede generar graves síntomas en un largo plazo, como dificultades cardiacas, intestinales y neurológicas variadísimas. Si se trata en la primera fase es de manera fácil curable, al paso que si se cronifica es realmente difícil terminar con el parásito. No se transmite de persona a persona.

Malaria-paudismo

Sí, esta temida enfermedad asimismo está provocada por un parásito, en verdad, es la enfermedad parasitaria más usual en el planeta (se transmite en ochenta y siete países), poniendo bajo riesgo la salud de más de la mitad de la población mundial. De ahí que, si bien no se transmite en este país, puede ser sencillamente importada, y es usual inficionarse en viajes. El que provoca la enfermedad es el parásito Plasmodium, que nos transmite por medio de su picadura el mosquito Anopheles. Una vez inficionados, entre los diez y veinte días siguientes, los enfermos presentan:

  • Fiebre alta
  • Escalofríos
  • Malestar general
  • Otros signos inespecíficos, particularmente en los pequeños

Si la enfermedad avanza, aparece la anemia, contrariedades respiratorias y las manifestaciones neurológicas. Si no se trata, se puede generar la muerte en poquitos días, sobre todos y cada uno de los pequeños. Se trata con fármacos antipalúdicos.

De qué forma prevenir y tratar las picaduras de insectos

Garrapatas

Además de las molestias comunes como el picor o bien una pequeña infección por rascarse, las picaduras de garrapatas no son en sí peligrosas. No obstante, pues está en contacto con nuestra sangre, estos parásitos presentes animales y en la#s zonas frondosas, sí pueden trasmitirnos alguna enfermedad. Las más frecuentes son:

  • La fiebre botonosa, que provoca fiebre alta y pequeños granos de color cobrizo rojizo en la piel.
  • La Enfermedad de Lyme tiene múltiples fases y, si no se trata, en un largo plazo puede provocar daños a múltiples niveles: hepático, cardiaco, articular, neurológico…

Es esencial que, si un pequeño es picado por una garrapata, aparte de lavar bien la herida, asista al médico lo más pronto posible, especialmente si presenta síntomas como fiebre o bien inflamación en la zona.

¿De qué forma eludir que los pequeños se inficionen por parásitos?

Pues los parásitos pueden ser tanto externos como internos y hay una gran pluralidad de ellos, “el tratamiento posible es muy variable pudiendo precisar tratamientos orales con antiparasitarios o tópicos con insecticidas”, asevera la doctora de la Rúa. Y lo mismo ocurre con la prevención, que cambia mucho de una infección a otra:

Parásitos intestinales, desde las habituales lombrices hasta la amebiasis, “es fundamental una buena higiene de manos (sobre todo ya antes de comer, ya antes de cocinar y tras ir al retrete), sostener cortas y limpias las uñas de los pequeños y lavar bien las frutas y verduras”, asegura.

En el caso de los piojos, por poner un ejemplo, es fundamental “no utilizar tratamientos insecticidas como precautorios para eludir el exceso de empleo y las consecuentes resistencias de los parásitos. Mas sí es esencial supervisar el pelo de los pequeños para advertir la presencia de piojos y velozmente poder tratarlos. Como no compartir peines, gorros o bien gomas de pelo para eludir el contagio.

En el caso de parásitos que se inficionen por picaduras, va a ser recomendable llevar ropa que les cubra el cuerpo y eludir zonas en las que habiten por parásitos.

Si se trata de enfermedades trasmitidas fuera de este país, como la Malaria o bien la Enfermedad de Chagas, va a ser preciso informarse bien ya antes de partir a países en los que estén presentes y tomar todas y cada una de las cautelas precisas en el caso de viajar con pequeños, como vacunas tratamientos precautorios, tener singular cuidado con agua y comestibles frescos, etcétera